Artículos » Salud


Estos factores genéticos y ambientales influyen en el riesgo de cáncer

  • Vota:
  • Calificación:


Crédito: Pixabay

El cáncer es considerado una anomalía genética en el ámbito celular. Antes se decía que era una sola enfermedad, pero por su diferente clasificación se conoce ahora como una serie de enfermedades que afectan una alta cantidad de células y tejidos en un organismo.

Actualmente las causas más comunes por las que el cáncer se desarrolla son:

- Factores ambientales.

- Mutaciones heredadas.

- Combinación de una susceptibilidad heredada junto con la influencia del ambiente.

El cáncer también puede desarrollarse por diferentes situaciones como son:

Pérdida del control de la división celular: este es un aspecto esencial para continuar con la función de los órganos y sistemas; por lo tanto, cuando hay una alteración en esta división, la célula cancerosa va perdiendo los diferentes mecanismos de control, tales como la capacidad de muerte programada (apoptosis), para luego invadir diferentes tejidos u órganos del cuerpo. (Figura 1). La causa más común de esta pérdida se encuentra en los genes, los cuales dan lugar a proteínas anómalas que aumentan la producción celular.


Figura 1. División celular anormal a causa de un factor externo (azul oscuro) que afecta una o varias células de un órgano o tejido.

Pérdida de los mecanismos de muerte celular programada: la muerte celular programada o apoptosis es una propiedad de las células del organismo. Las señales que inducen a las células a entrar en este proceso pueden ser del exterior o del interior de la célula misma. Las señales del exterior pueden ser las moléculas de la matriz extracelular o de células vecinas y entre las señales del interior se encuentran el aumento de la proteína p53 como respuesta a un cambio que hay en el ADN de la célula. Por lo tanto, cuando hay una mutación en el gen que se encarga de la codificación de esta proteína se genera una resistencia de la(s) célula(s) a la apoptosis.

El cáncer, aparte de los factores antes mencionados, está relacionado con la inestabilidad genómica. Esta se da por defectos en la reparación y replicación del ADN, por la segregación anormal de cromosomas y por defectos en el control del ciclo celular. El defecto en la reparación y replicación del ADN puede ser la principal causa de activación de las células malignas, ya que este es el componente encargado de mantener las funciones de cada célula; por lo cual, una alteración en una sola célula desencadena una serie de células iguales (malignas) a través de lo cual se genera un cultivo de estas células en el organismo. Una característica especial de las células cancerosas es que sintetizan factores que producen vasos sanguíneos a su alrededor, para así obtener diferentes sustancias y oxígeno, los cuales circulan por el medio extracelular.

También, hay factores como los ambientales que pueden llegar a desencadenar cáncer en los organismos vivos. En muchas ocasiones se cree que los estos únicamente son las radiaciones, los químicos o la contaminación ambiental; pero se debe tener en cuenta que muchos virus que circulan en el medio son factores que intervienen en la citogénesis cancerosa. Un ejemplo de un virus que desencadena un cáncer, es el virus de la Hepatitis B (HBV) a través del cual los individuos infectados desarrollan un cáncer de Hígado conocido como carcinoma hepatocelular (HCC). Este cáncer se genera por la replicación del ADN del virus de la Hepatitis B.

Los estudios en cuanto a los efectos de las radiaciones en la carcinogénesis son muy pocos, pero se debe tener en cuenta que diferentes niveles de radiaciones son responsables del cáncer, incluyendo la edad del individuo que esté sometido a estas radiaciones y a los diferentes campos magnéticos. Otros factores que pueden desencadenar células malignas son los factores físicos y químicos, la exposición a la luz solar, el tabaco, etc.

El cáncer es un conjunto de enfermedades que tienen en común un solo medio de divulgación, es decir, una célula que empieza con una anomalía y por su capacidad de división produce muchas de estas, pero lo que cambia en su desarrollo es la capacidad de división celular descontrolada y más aún, el factor por el cual es desencadenado, ya sea ambiental, genético o ambos. Existen tratamientos para estas enfermedades que mejoran la calidad de vida del paciente (en algunos casos) y no destruyen el cáncer por completo. En el caso de la radioterapia, el rayo que llega a combatir las células cancerosas afecta a las células que se encuentran en buen estado, rodeando el tejido al que se le aplica dicho tratamiento.

Por María Camila Yepes Vásquez.
​Ingeniera Biomédica 



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

Publicidad

© 2019. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.